Menu
logocordobaenlinea Navidad

Ahora o nunca

  • Escrito por Alejandro Velasco

Para retomar el rumbo de la cafeticultura y que México vuelva a estar entre los cinco principales productores mundiales del grano, se requiere un presupuesto superior a los 2 mil millones de pesos anuales durante los próximos dos años y constituir un nuevo esquema en donde los recursos lleguen verdaderamente a los productores e impacten favorablemente en la actividad productiva.

Veracruz forma parte de los 13 estados cafetaleros del país y está dentro de los de mayor producción de sacos junto con Chiapas, Puebla y Oaxaca. Tan solo se destinan en nuestra entidad más de 138 mil hectáreas para cultivo y son 90 mil 248 el número de productores según el censo de la Asociación Mexicana de la Cadena Productiva del Café A.C. (AMECAFE).

Necesitamos que tanto el Gobierno Federal, como el Gobierno del Estado atiendan adecuadamente las regiones cafetaleras, es dramática la situación de abandono que vive hoy el campo veracruzano, la producción ha caído a niveles nunca antes vistos, la economía de las zonas productoras de café es deplorable y la pobreza crece día a día, todo por el desdén y falta de compromiso de las autoridades tanto del Estado como de la SAGARPA, que no implementaron acciones ni medidas para combatir los efectos de la roya, plaga que ha casi acabado con la mayoría de las plantaciones.

Ni se hizo un cerco sanitario adecuado en su momento y menos se dotó de variedades productivas resistentes a esta plaga de la roya del café, afortunadamente productores privados tuvieron el capital y la posibilidad de reconvertir sus plantaciones y son quienes hoy medianamente están manteniendo la producción de la región.

Sin duda se hace necesario definir el presupuesto público para el rescate de la cafeticultura en el estado e implementar eficientes políticas públicas y programas que doten de plantas y variedades resistentes a la roya como la Costa Rica, la Colombia o la Oro Azteca, y el apoyo correspondiente al menos por dos años a los productores con el propósito de que siembren, fertilicen, hagan las labores de campo correspondientes y tengan ingresos suficientes para subsistir.

Existe el planteamiento de crear un nuevo IMECAFÉ para que se avoque a estas tareas, sin embargo tenemos graves historias de terror y de corrupción en el pasado instituto, que lo llevaron a su clausura, dejó de cumplir sus fines. Por otro lado hay quienes pensamos que con el sistema producto bien vigilado a través de las asociaciones y con un padrón bien definido, se podrá evitar un gasto administrativo que seguramente resultará honeroso, pues ya sabemos como la burocracia se chupa los presupuestos.

Establecer claridad en el manejo de las coberturas de precios por parte de ASERCA (COBERTURA DE PRECIOS) y hacer un severo llamado de atención a SENASICA (SANIDAD VEGETAL) y exigirle una vigilancia constante de las plantaciones de café.

Es ahora el tiempo y el momento para rescatar la Cafeticultura de México y particularmente del Estado de Veracruz, es ahora el momento de plantear cómo le daremos un mayor impulso, es ahora el momento de que productores, industrializadores y autoridades asuman el reto de establecer conjuntamente políticas sólidas para mejorar la producción y productividad en el campo y que esta sea la salida sostenible como solución económica de importancia para los miles de productores que hoy viven en pobreza en esas zonas cafetaleras.

Es ahora o nunca, por que se perdería la vocación cafetalera de nuestro campo veracruzano, una gran riqueza y la oportunidad de que muchos veracruzanos salgan por si mismos de la pobreza.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.