Menu
logocordobaenlinea10

Columna Bitácora: Los negocios de Odebrecht en Veracruz

  • Escrito por Alejandro Velasco

Por Miguel Angel Cristiani Gonzalez

El escándalo internacional de corrupción por parte de la empresa brasileña Odebrecht ya llegó al Congreso de Veracruz, en donde el viernes pasado se turnó a comisiones un dictamen de la Cámara de Diputados federales, en donde se propone al gobierno y Legislatura de Veracruz que cancelen cualquier contrato, concesión, proyecto de prestación de servicios y asociación público privada otorgados a la empresa, sus filiales o subsidiarias.

 

La cámara de diputados federal propone también exhortar a la Secretaría de la Función Pública para que haga público los resultados de las investigaciones que se realiza en torno a las concesiones, contratos, proyectos de prestación de servicios y/o asociaciones público privadas en las que haya participado o esté participando la empresa Odebrecht, sus filiales o subsidiarias.

Igualmente se propone que la Auditoría Superior de la Federación realice una revisión de la legalidad de dichas concesiones y contrato.

También se exhorta a PEMEX a hacer público el contrato Etileno XXI y se solicita al Congreso del estado de Veracruz y a los municipios de Veracruz, Boca del Río y Medellín a que, en el ámbito de sus atribuciones, cancelen la concesión otorgada a la empresa Odebreht para privatizar el agua a través del Sistema y Saneamiento Metropolitano.

Por otra parte, la agrupación Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad MCCI informó que el directivo de Odebrecht que atestiguó supuestos sobornos en PEMEX abandonó México.

Luis Alberto de Meneses Weyll, quien es testigo importante en la trama de corrupción que ha sacudido a Latinoamérica, dejó la dirección de la filial mexicana de Odebrecht hace un par de semanas.

Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) cuestionó a la PGR sobre si había interrogado a Weyll antes de que éste abandonara México y la dependencia contestó que en respeto al debido proceso no podía contestar al respecto.

También se solicitó una entrevista con Weyll antes de que dejara su cargo, pero ésta fue negada.

No obstante, Grupo Odebrecht reveló que colabora con las autoridades mexicanas para esclarecer el testimonio de uno de sus ex altos ejecutivos, Hilberto Mascarenhas Alves da Silva Filho, quien declaró ante el Supremo Tribunal de Brasil que en noviembre del 2014 recibió una petición para entregar 5 millones de dólares al entonces director de PEMEX, Emilio Lozoya.

“Considerando que dicho expediente está bajo reserva, no hay nada que declarar por el momento”, indicó su oficina en México ante la petición de MCCI.

Weyll llegó a dirigir la filial mexicana de Odebrecht en 2010, justo el año en que empezaron a fluir los sobornos a cambio de obra pública, hasta sumar 10.5 millones de dólares en 2014, según testimonios judiciales en EU.

En su gestión al frente de Odebrecht México logró contratos de obra con PEMEX por asignación directa por alrededor de 1,500 millones de dólares, se asoció con el gobierno de Javier Duarte y participó en los preparativos de reuniones de su jefe, Marcelo Odebrecht, con la presidenta brasileña Dilma Rousseff y con el mandatario mexicano Enrique Peña.

Weyll es -además- un testigo importante en el escándalo de corrupción internacional de Odebrecht. Aunque no está acusado formalmente, aparece en el expediente de la Fiscalía brasileña que investigó el financiamiento ilegal a la campaña presidencial de Dilma Rousseff y antes de llegar a México participó en los contratos que desencadenaron una orden de arresto contra el expresidente de Perú Alejandro Toledo por corrupción.

En un expediente de las autoridades brasileñas, aparecen las transcripciones de mensajes interceptados que intercambiaban Luis Weyll y Marcelo Odebrecht, previo a la visita que en mayo de 2015 realizó a México la entonces presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

Marcelo y Dilma se reunieron el 26 de mayo de 2015 en la ciudad de México, y tan sólo 24 días después de ese encuentro, el empresario constructor fue arrestado por la Policía Federal brasileña, acusado de corrupción.

Según la confesión de Marcelo Odebrecht, la reunión en la ciudad de México fue para advertirle a Dilma que los investigadores brasileños estaban cerca de descubrir las transferencias que había realizado a su campaña presidencial, aunque ella negó cualquier pago ilegal.

MCCI tiene copia del expediente en el que la Fiscalía brasileña hace referencia de la visita de Dilma a México, así como de los mensajes descubiertos en el teléfono celular incautado.

Luis Weyll también aparece ligado a una obra que Odebrecht ejecutó en Perú a sobrecosto, y por la que acusan de corrupción al expresidente Alejandro Toledo.

Antes de llegar a México, Weyll había sido directivo de la filial de Odebrecht que construyó la carretera Interoceánica que enlazó a Perú con Brasil. En documentos obtenidos por MCCI, aparece como el personaje que negociaba con las autoridades peruanas las ampliaciones millonarias de contratos.

Fue precisamente mediante estas ampliaciones que el costo de la carretera se multiplicó: de mil millones de dólares que costaba inicialmente pasó a más de 3 mil millones.

Por esta obra inflada se acusa por corrupción al expresidente peruano Alejandro Toledo, a quien se acusa de haber recibido sobornos por 10 millones de dólares, que fueron transferidos a cuentas de empresas ‘de papel’ que un amigo tenía en Londres.

Habrá que estar pendiente del trámite que se seguirá a la “proposición” del Congreso Federal a los diputados y diputadas veracruzanas, para que en el ámbito de sus atribuciones cancelen la concesión otorgada a Odebrecht para privatizar el agua en la zona conurbada de Veracruz y en el proyecto petroquímico de Etileno Siglo XXI.

Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.
En Twitter: @bitacoraveracru
Página web: http://miguelangelcristiani.wix.com/news-blog-es
Blog: http://bitacorapolitica.com